EL MEJOR REMEDIO PARA HUIR DEL FRÍO…¡¡¡AUMENTAR LA TEMPERATURA!!!

EL MEJOR REMEDIO PARA HUIR DEL FRÍO…¡¡¡AUMENTAR LA TEMPERATURA!!!

En este mes que se nos va el sol, disminuyen los termómetros, y salir a la calle  comienza a parecer toda una aventura mochilera entre el paraguas, las botas, el abrigo…que mejor que quedarse en casa calentitos…Así que os presento algunas sugerencias sobre  cómo ayudar a aumentar la temperatura. Al menos la corporal… estimulando los sentidos. A continuación os presento algunas claves para estimular el gusto y el oído…

Para esto podemos recurrir a algún“AFRODISÍACO”  (término que hace  referencia a Afrodita, la diosa griega del amor).

Se considera afrodisíaca toda aquella sustancia que induce a la lujuria , que aumenta el apetito sexual. Funciona estimulando los sentidos y suele presentarse en forma de comidas, bebidas “filtros amorosos”, drogas, o preparados medicinales.

Algunos son utilizados en los tratamientos de disfunciones sexuales, otros son sólo un mito, pero incluso así…“La mente es el afrodisiaco más potente.” Por lo que si alguien consume determinados alimentos con la convicción de que pueden ayudar en su desempeño sexual, los resultados pueden ser los esperados.

GUSTO: Los 10 alimentos más afrodisiacos:

fresas

Ostras: Su elevado contenido en zinc aumenta la producción de testosterona y estrógenos. Mejor si se comen crudas. ¡Plus! su apariencia y textura estimula la imaginación.

Miel: Dulce tentación rica en vitamina B que además aumenta los niveles de testosterona en sangre.

Regaliz: Incrementa el flujo sanguíneo (ideal para mantener la erección durante una larga noche de placer)

Ginseng: Mejora la potencia sexual masculina. Espolvorea con esta raíz las ensaladas, carnes o pescados.

Canela: Muy estimulante por su poder energizante, repone fuerzas físicas y mentales. Ideal para los postres.

Chocolate: Aumenta los niveles de serotonina, relacionados directamente con el deseo sexual.

Fresas: Mejoran la circulación sanguínea y estimulan las glándulas endocrinas y el sistema nervioso. Ideales para combinar con chocolate y un poco de cava.

Jengibre: Al igual que el ginseng, mejora la potencia sexual, podéis tomarlo en infusión o espolvoreado sobre ensaladas y postres.

Nuez moscada: Muy apreciada como estimulante sexual. Una pizca sobre una sopa calentita o en el postre estimulará el organismo para una velada especial.

Rúcula: Considerado afrodisiaco por su contenido en triptófano, sustancia de la cual se deriva la melatonina, hormona ligada a bienestar del organismo.

OTROS…jalea real, azúcar moreno (es probable que tomar postre fuera puesto de moda por los amantes..), apio (¡pero ojo! si se mezcla con lechuga se anulan sus efectos), avellana (en algunos pueblos se pone un cestito de ellas al lado de la cama la noche de bodas), cebolla y ajo (tomar las dos personas a la vez para que el aliento no provoque el efecto contrario..), clavo (también en bebidas),  frambuesa (relaja los órganos sexuales de la mujer), marisco,  manzana (utilizada ya con bastante éxito por Eva), perejil (para ensaladas amorosas), pistachos (mézclalo en un plato junto a las avellanas e higos y prepárate para lo que venga), salvia (en la antigua Grecia se “decía” que daba vida eterna…), plátano ( repone fuerzas para intentarlo de nuevo)…

OÍDOLo que excita oír…

monos

A ELLOS LES EXCITA OÍR:

  • Todo tipo de halagos sobre la forma, el tamaño o el sabor de su miembro.
  • Frases o palabras que les haga sentirse los amos y señores de la situación.
  • Lo que quieres que te haga. Recuerda que no son adivinos y así ambos saldréis ganando.
  • Lo bien que rinden en la cama. Esa frase es mágica para satisfacer el ego sexual masculino. Prueba y no te avergüences de gemir, o gritar de placer porque ¡les encanta!

A ELLAS LES EXCITA OÍR:

  • Todo tipo de halagos sobre su aspecto físico: el tamaño de sus pechos, la forma de sus nalgas, sus labios, su cintura…
  • Frases y palabras que les haga sentirse un tanto “golfas”. Claro que sí, nada de caer tan solo en el tópico de las palabras cariñosas y tiernas.
  • Oír cómo está disfrutando su amante con gemidos, palabras, gritos…en general los hombres son demasiado silenciosos

Halloween

Hoy, 31 de Octubre de 2.022,  celebramos Halloween, un día representado por disfraces de monstruos, bruja, seres terroríficos… Un día destinado a la niñez que disfruta pidiendo caramelos, es una manera de desdramatizar a estas creaciones de nuestra fantasía que tanto miedo nos ocasionan de pequeños. Pero, ¿qué hacer cuando este miedo se vuelve una grave limitación con nuestros menores?

¿Qué podemos hacer?

El miedo es una respuesta normal tanto en niños como en adultos. Nos protege de aquello que puede hacernos daño, disponiéndonos a escapar de situaciones que consideramos peligrosas para nuestra supervivencia.

Sin embargo hay veces en que éste pasa a convertirse en un problema. Muchos padres y madres se enfrentan a la pregunta acerca de si los miedos y preocupaciones que tienen sus hijos serán algo normal, si se pasará con la edad o es algo a lo que hay que prestar más atención.

En primer lugar debemos saber que en niños de 3 a 5 años es normal que les de miedo casi todo lo desconocido y debemos tener en cuenta que con el tiempo lo irán superando.

Sin embargo, podemos ir trabajando con ellos mediante recursos que tenemos en nuestro día a día, por ejemplo, películas apropiadas para su edad, dibujando, mediante juegos con personas que estén disfrazadas…

Debemos transmitirles seguridad, “no hay nada que temer”. Para ello, hay que evitar reírse de ellos o de su malestar, tengamos en cuenta que los adultos son los modelos a seguir por los niños. De manera que una actitud de risa sería interpretada como burla sintiéndose “ridículos”.

Lo más importante es irlos reforzando mediante halagos, caricias, abrazos, palabras de ánimo, por ejemplo, “que orgullosa/o está mamá/papá de ti”.

En un día como hoy no hay que obligar al niño a disfrazarse y si quiere hacerlo que él elija en que “monstruo” convertirse.

Por último recordemos que es bueno que mantengan el miedo como un elemento de protección para que no desarrollen conductas temerarias o peligrosas para ellos . Lo que sí hay que combatir es la “Ansiedad”, el tener un estilo de vida temeroso , asustadizo y preocupado por casi cualquier cosa.

En la tabla siguiente podéis observar  los miedos característicos en función del desarrollo evolutivo del niño:

Edad                                               Miedos           
0-2 añosPérdida brusca de la base de sustentación, ruidos fuertes, extraños, separación de los padres, heridas, animales, oscuridad.
3-5 añosDisminuyen: pérdida del soporte, extraños
Se mantienen: ruidos fuertes, separación, animales, oscuridad
Aumenta: daño físico, personas disfrazadas
6-8 añosDisminuyen: ruidos fuertes, personas disfrazadas
Se mantienen: separación, animales, oscuridad, daño físico
Aumentan: seres imaginarios (brujas, fantasmas, extraterrestres..etc)tormentas, soledad, escuela.
9-12 añosDisminuyen: separación, oscuridad, seres imaginarios, soledad.
Se mantienen: animales, daño físico, tormentas
– Aumentan: escuela (exámenes, suspensos), aspecto físico, relaciones sociales, muerte.
13-18 añosDisminuyen: tormentas
Se mantienen: animales, daño físico
– Aumentan: colegio, aspecto físico, relaciones sociales, muerte.

“Para quien tiene miedo, todo son ruidos”. Sófocles.

María de los Ángeles Martínez Negrillo

Psicóloga Sanitaria Centro Desarrollo Humano Psicología

Master Práctica Psicología Clínica AEPCCC, Master PNL y Coaching Ejecutivo

Máster en Psicología Jurídico- Forense

Frustración ¿Cómo son las cosas?

¿CÓMO SON LAS COSAS?

A los largo de nuestra vida nos enfrentamos a situaciones que hacen que nos preguntemos a nosotros mismos “¿Cómo puede ser?” “¿Por qué?” “No lo entiendo”…

¿Qué ocurre entonces?

Estos pensamientos desencadenan en nosotros un “círculo vicioso” originando un malestar que a largo plazo puede terminar en depresión.

Bien, analicemos lo siguiente: a lo largo del día tenemos miles de pensamientos entre los cuales algunos pasan desapercibidos, a otros les dedicamos unos segundos y otros se convierten en rumias a los que damos vueltas durante horas.

Estos que se convierten en rumias son los que causan dicho malestar , pues hacen que nuestro sistema nervioso actúe. Cuando algo no “encaja”  con nuestra forma de entender las cosas, con lo que para nosotros sería lo “normal” se crea en nosotros una sensación de frustración.

¿Qué es la frustración?

La frustración es una respuesta emocional que aparece como fruto de un conflicto psicológico ante un hecho no gestionado. Ante esto nuestro cuerpo reacciona mediante unos mecanismos de defensa entre los cuales está la ansiedad manifestándose en uno de sus tres componentes:

  • Cognitivo: serian nuestros pensamientos, la famosa pregunta “¿y si?”
  • Fisiológico: sudoración, dolor de estómago, mareos, náuseas…
  • Motriz: aquello que hacemos para reducir dicho malestar, “fumar” “picar” “ morderse las uñas”…

¿Qué hacer?

Pues bien siguiendo con este análisis y haciendo referencia al siguiente “KOAN JAPONES” párate a pensar en esto:

“Si comprendo las cosas, estos son como son, pero ¿y si no las comprendo?”

Las cosas seguirán siendo como son, por muchas vueltas que le demos, seguirán siendo como son. Puedes cabrearte, frustrarte pero no cambiaran.

“La clave es ACEPTAR, buscar una solución y tomar una decisión, no añadas un nuevo conflicto pues las cosas seguirán siendo como son”

María de los Ángeles Martínez Negrillo

Psicóloga Sanitaria en Centro Desarrollo Humano Psicología

Responsabilidades adecuadas a cada edad.

Al inicio de un nuevo año nos planteamos nuevos propósitos  y objetivos para el mismo; leernos el último libro de nuestro autor favorito, modificar nuestra dieta para hacerla más saludable, incrementar nuestra actividad física, etc. Nosotros proponemos que nos planteásemos algunos en relación con nuestros hijos para incrementar las responsabilidades que han de asumir. Con ello estamos ayudándoles a incrementar su autonomía y fomentar su autoestima a la vez que mejoramos la dinámica familiar.

En ocasiones como padres nos preguntamos si ciertas responsabilidades o tareas serán adecuadas pedírselas a nuestros hijos por la edad que tienen, así que para ello os dejamos algunos ejemplos para cada edad.

2 años:

  • Comer solo/a con cuchara.
  • Ponerse los calcetines y zapatos (sin abrochar).
  • Colgar su abrigo en una percha a su altura.
  • Guardar sus zapatillas y pijama.
  • Poner y recoger las servilletas de la mesa.
  • Ayudar a sacar la ropa de la lavadora.

3 años:

  • Comer toda la comida solo/a.
  • Desvestirse solo/a y  ponerse algunas prendas sencillas.
  • Aseo: lavarse manos, cara y dientes.
  • Recoger y ordenar sus juguetes.
  • Llevar la ropa sucia a su sitio.

4 años:

  • Vestirse y desvestirse solo.
  • Ayudar a hacer la cama.
  • Poner y recoger los platos y cubiertos de la mesa.
  • Guardar su ropa limpia.
  • Ayudar a limpiar el polvo.
  • Regar las plantas.

5 años:

  • Preparar su ropa para vestirse (indicándole lo que necesita).
  • Comienza a usar el cuchillo.
  • Hacer un recado sin cruzar la calle y realizar el pago de compras de poca cantidad (p. ej.: pagar el pan).
  • Ponerse el cinturón de seguridad en el coche.
  • Preparar un sándwich.
  • Colocar la compra.

6 años:

  • Peinarse solo/a, si lleva el pelo corto.
  • Se baña sólo/a si se le prepara el baño.
  • Cuidar de animales domésticos.
  • Pasar la aspiradora por lugares sencillos.

7 años:

  • Acostarse y levantarse solo/a.
  • Ordenar y cuidar su ropa.
  • Limpiar sus zapatos.
  • Aseo de la mascota.

8 años:

  • Bañarse completamente solo/a.
  • Elegir su ropa de acuerdo a las circunstancias y el tiempo que hace.
  • Preparar y organizar su mochila y materiales sin supervisión.
  • Se distribuye su tiempo para las tareas escolares, si se le supervisa un poco.
  • Barrer y fregar el suelo

9 años

  • Preparar el desayuno.
  • Doblar su ropa limpia y colocarla.
  • Cruzar una calle.
  • Sacar la basura.
  • Responsabilizarse de los libros prestados (biblioteca).

10 -11 años:

  • Lavar alguna prenda de ropa a mano.
  • Planificar sus actividades diarias administrándose sin necesidad de control.
  • Distribuye su tiempo realizando las actividades que le corresponde.
  • Administrar su dinero

12- 13 años:

  • Responsabilizarse de sus tareas familiares y escolares, realizándolas de forma autónoma.
  • Cocinar recetas sencillas.
  • Recoger y limpiar la cocina después de las comidas.
  • Poner y colocar el lavavajillas.

Raquel Ferrer Casado
Psicóloga Sanitaria Coleg. NºAO03625
Máster en Atención Infantil Temprana
Máster en Práctica Clínica
Máster en Psicología Clínica y de la Salud